Demostrar que otro mundo es posible

Queremos demostrar que otro mundo no sólo es posible e imprescindible, sino que ya está siendo posible. Hay muchos ejemplos de ello, acciones significativas que son motivo de esperanza. Mucha gente y muchas organizaciones están apostando día a día por actitudes e iniciativas que anuncian nuevos modelos de desarrollo y estilos de vida más acordes con la fraternidad y la justicia en nuestro mundo. Queremos incentivar cambios personales, comunitarios, y sociales que contribuyan a la construcción de un mundo más justo con nuestros hermanos del Sur.