SEMANA DEL COMERCIO JUSTO – FAIRPHONE Y OTRAS HISTORIAS DE TECNOLOGÍA MÁS SOSTENIBLE.

Sigue siendo el “no habitual”, el alternativo, pero afortunadamente los que conocemos, o hemos escuchado hablar por lo menos una vez del comercio justo somos cada día más. Café, azúcar, chocolatinas, un collar de vez en cuando y la vida sabe mejor, con su regusto a buenas condiciones laborales y a derechos humanos.

Pero… ¿qué es de nuestra satisfacción cuando, una buena taza de té ético en la mano, cogemos nuestro móvil para contestar a los últimos mensajes del grupo de voluntarios? Si por un lado, mejor dicho por una mano, nos parece conocer casi personalmente la historia de esa bolsita de té en la taza, por el otro nos damos cuenta de que, a pesar de que le llamen “inteligente”, no sabemos mucho de nuestro teléfono. Él no nos habla de su recorrido hasta nuestra mano, y nosotros no solemos preguntar, también porque las respuestas son complicadas de obtener o, una vez obtenidas, pensamos no tener alternativas.

Solamente en 2015 se fabricaron en el mundo 1400 millones de móviles diseñados en California, Corea del Sur, Japón, Canadá, etc. y ensamblados en fabricas asiáticas, de las que solo escuchamos hablar tras una ola de suicidios de sus trabajadores, como fue el caso de Foxconn, el mayor fabricante mundial de componentes electrónicos y proveedor de Apple, Motorola, Nokia, Sony, etc. Ninguna de las mayores empresas de móviles parece impune de escándalos relacionados con los derechos y la seguridad de su trabajadores, hecho que se suma a la procedencia poco, o nada, sostenible de los minerales que componen nuestros teléfonos. El caso más conocido: el de las minas de Coltán en República Democrática del Congo, acusadas de fomentar el conflicto armado en el país.

Si nuestras inquietudes para un productor en México pueden resolverse en un paquete de café del comercio justo, ¿qué posibilidades tenemos frente a una trabajadora filipina o a un minero congolés? Conscientes del papel central de la tecnología en nuestras sociedades, somos muchos los que hemos empezado a plantearnos el problema y, afortunadamente, algunas entidades y empresas también. Suficiente con una simple búsqueda en la red para encontrar sugerencias sobre cómo elegir aparatos “energéticamente inteligentes”, u ordenadores medioambientalmente y humanamente más sostenibles. Una sugerencia: la página de la sueca TDO Certified.

Y si esto no nos parece suficiente, podemos ir un poquito más allá gracias a unos emprendedores que hace cuatro años aceptaron el desafío: construir un móvil ético. Es la historia de Fairphone, empresa social holandesa, que con más de cincuenta mil unidades vendidas entre 2013 y 2015 está ahora comercializado el Fairphone 2.

¿Qué es lo que hace de este móvil algo especial? Sobre todo dos de sus características. La primera: Fairphone intenta centrarse en la compra de minerales de zonas libres de conflictos, en las cuales las inversiones puedan fomentar un cambio económico y social positivo. A pesar de que la realidad siga siendo bien distinta de la que nos estamos imaginando ahora (las certificaciones de las minas son todavía tambaleantes y algunos contextos socio-políticos demasiado complejos para resolverse gracias a la llegada de un móvil ético), cabe destacar el compromiso de Fairphone en la búsqueda de mejores condiciones laborales y sociales, tanto en las minas como en las fabricas de ensamblaje, o, por lo menos, de un cambio de ideología local e internacional.

Por otro lado, Fairphone lucha contra la obsolescencia programada, es decir la programación del fin de la vida útil de un producto una vez comprado, puesto que se trata de un teléfono desmontable y para el que se pueden comprar las piezas por separado. Un canal de YouTube, junto a la guía de reparación, explican fácilmente como reparar el aparato en casa. Fairphone está pensado para durar, no solo físicamente, sino también en su programación de sistema.

Fairphone se puede comprar online directamente desde la página de la empresa. El precio, que es bastante elevado (unos quinientos euros), podría constituir un obstáculo, pero hay que considerar, además de su durabilidad, la historia detrás del producto (o compararlo con otras marcas que consiguen vender teléfonos menos éticos por mucho más…).

Si bien no se pueda negar que el camino que le queda por delante sigue siendo largo y tortuoso, los actores del comercio justo ven de buen ojo este nuevo producto que intenta denunciar condiciones laborales y humanas injustas. Las expectativas son altas. Y, dado el crecimiento del volumen de negocio de Fairphone en los últimos años, hay razones para felicitar la llegada, por fin, de una tecnología que, con el apoyo de todos nosotros, esperamos sea capaz de fomentar la evolución de las normas del comercio internacional.ç

Más información:

https://www.fairphone.com/es/

https://www.diagonalperiodico.net/saberes/31194-10-ventajas-del-fairphone-2.html

https://www.monde-diplomatique.fr/2016/03/RAOUL/54919

http://tcocertified.com/tco-certified/tco-certified-product-categories/tco-certified-desktops/

Comments are closed.